Frase 9

9 12 2010

De vez en cuando es bueno pensar en cosas imposibles para que no ocurran.





Entrevista a Vicente Martínez-Pujalte López

8 12 2010

Vicente Martínez-Pujalte López – ¿Porqué te mestiste en política y porqué en el PP?
Mi vocación política nace como consecuencia de una voluntad de transformar la sociedad en base a unos principios de libertad, solidaridad, dignidad humana,…Comencé en un partido de corte democristiano (PDP) y nos integramos en el PP en la refundación, intentando mejorar las posibilidades electorales y, por tanto la capacidad para ser Gobierno.

– Si no fueses Diputado, ¿a qué te dedicarías?
Diputado es una profesión transitoria, soy Técnico de la Cámara de Comercio de Valencia, economista y profesor universitario.

– ¿Listas abiertas sí o listas abiertas no? ¿Porqué?
Ya hay listas abiertas en España en el Senado y no parece que cambien la geometría electoral. En mi opinión, lo que hay que hacer es regenerar la democracia y dar más valor a las personas que están en el legislativo.

– ¿Ser Diputado es un chollo o una putada?
En mi caso, el primer mes que fui diputado ingresé menos dinero que el mes anterior. En cualquier caso estoy porque quiero, porque me realiza y porque el partido me pone y los ciudadanos me votan.

– ¿Cuántas nacionalidades hay en España?
Una, creo en España, me emociono con el himno y creo en la España de las Autonomías como un proyecto común de país

– Además de pulsar un botón, ¿qué otras responsabilidades tiene un Diputado?
Depende de los diputados, trasladar las inquietudes de los electores, controlar al Gobierno, trabajar en Comisiones los asuntos que te encomiendan y hacer propuestas. En mi caso, me lleva más tiempo que mi trabajo anterior.

– ¿Dentro del Congreso de los Diputados porqué nadie mueve un dedo para que se consigan consultas populares en temas tan importantes como la Reforma Laboral, Edad de Jubilación, €uro, Monarquía, etc, etc, etc… ?
No entiendo muy bien la pregunta, pero todos esos temas se tratan con profundidad en el Congreso de los Diputados y los partidos quieren estar atentos a los que los ciudadanos demandan y lo que un país puede permitirse.

– Tu primera medida como Presidente del Gobierno, ¿cual sería?
Depende de la coyuntura. Ahora mismo un plan de reformas estructurales, institucionales y económicas para que España crezca, cree empleo y se mejore el bienestar.

– ¿Cómo sería tu país ideal?
España es mi país ideal.

– ¿Qué es lo peor para las próximas elecciones, que gane Zapatero o que gane Rajoy?
Zapatero ha demostrado que no es un buen gobernante y nos ha llevado a un 20% de paro creando problemas donde no existían.

– ¿Es inteligente pensar que por meter un papel en una caja de cristal, un señor que sale por la televisión de traje y corbata te va a hacer la vida más fácil?
La democracia es el mejor sistema posible.

– ¿Te suena de algo el Club Bilderberg?
No.

– ¿Qué programas de radio y televisión sueles seguir? ¿Y cuales detestas?
No sigo ninguno de manera fija. Fundamentalmente oigo y veo informativos o deportes.

– Gastarse 3€ por llamar a un programa de televisión y dar tu punto de vista, ¿es libertad de expresión?
En cualquier caso lo hace uno porque quiere.

– ¿Después del Capitalismo que vendrá, el Hipercapitalismo o el Hipocapitalismo?
Creo en una transformación de la sociedad con más valores y donde se valore más el esfuerzo, la libertad y lo pequeño

– ¿Cómo ha visto la huelga del 29S? ¿Ha servido para algo?
Creo que no y yo no estaba en absoluto de acuerdo.

– ¿Esto de los servicios mínimos no es una estafa? Le explico mi caso: Soy conductor de ambulancias y durante todo el año siempre estamos en servicios mínimos. ¿Cuando se convoca una huelga, debo o no debo hacerla?
Depende de la libertad, hay que respetar el derecho a la huelga y el derecho al trabajo. Además, los ciudadanos tienen que seguir recibiendo los servicios necesarios.

– Si no tuvieras trabajo desde hace mucho tiempo, si estuvieses a punto de quedarte sin la prestación por desempleo, si además tuvieras que pagar casa, agua, luz, teléfono, etc… y si intentaras sobrevivir, ¿cómo lo harías? Ten en cuenta que hay millones de personas esperando tu respuesta.
Con esfuerzo y con tenacidad. Entiendo el drama que viven muchas familias ahora mismo.

– ¿Si tuvieras que describirte con una sola palabra, cual sería ésta?
(sin responder)

– ¿Qué serías si fueses un color, un animal, una comida, un canal de televisión, una cadena de radio y un periódico?
(sin responder)

– ¿Te dice algo el nombre de David Icke?
No.

– En toda la vida de la Peseta jamás se ha vivido una crisis tan catastrófica como la actual y en menos de diez años de €uro estamos padeciendo la peor crisis desde el crack del 29. ¿Qué interpretración hace de todo esto?
Con la peseta nos hubiera ido bastante peor en esta crisis. Ha sido una garantía estar en la zona del euro.

– Los tres únicos países de la zona Euro donde hay un Gobierno socialista (España, Grecia y Portugal) tienen que hacer graves recortes debido a la imposición de Europa por aquello del déficit. Países de izquierdas como Cuba o Venezuela están gobernados por tiranos dictadores, o eso nos venden. ¿Todo esto es casualidad, realidad o un invento de una mayoría derechista?
En España el gasto público de Zapatero nos ha conducido a una crisis de empleo brutal, cuando no se hacen las cosas bien hay consecuencias.

– ¿Es necesario que el Rey de España y el Presidente del Gobierno de turno vivan ambos en sus respectivos Palacios, posean para su uso exclusivo barcos, aviones y otras “baratejas”, además de disfrutar de grandes comilonas?
Creo que eso no es así y, además, no es relevante.

– ¿Porqué se ha ofrecido a contestar éstas preguntas?
Porque me parece que es un ejercicio de transparencia.





Radioprotesta

7 12 2010




El Rey envidia a Lobato

7 12 2010

El Rey que es, gracioso o gilipollas? yo creo que ambas cosas: lo primero lo es para sus amigos, es decir, aquellos que les ríen las gracias, y lo segundo lo es para el resto del mundo. Hace un tiempo se quiso hacer el gracioso pero demostró ser gilipollas, cuando salió con sus gafas de sol simplemente lo parecía.

Mi opinión de todo esto es que Juan Carlos I, es decir, El Rey, más conocido como El Rey Malo (porque El Rey bueno es y será Elvis) fue una marioneta de su gabinete de loquesea, pero con un buen fin: demostrar en pocos segundos por qué la prensa no debe acercarse a él y mucho menos hacerle preguntas.

El Rey Malo ordenó a Lobato acercarse a él ¡¡¡y le dijo que le envidaba!!! no me toques la pirola Rey… Igual es verdad que le envidia, como lleva seis años (only six que diría Lobato) desempeñando el mismo trabajo debió pensar que era más estable y seguro que el trabajo, ejem, el “trabajo” de Rey de España. Bueno… aunque suene obvio, ¡que le jodan!.





Labordeta – Canto a la libertad

7 12 2010




El vestido de Doña Letizia

7 12 2010

“Doña Letizia repitió vestido para recibir al Papa”





Historia de un despido

7 12 2010

¿Veis la ambulancia de Cruz Roja? Que pregunta tan estúpida, seguro que sí. Pues en una cosa de esas trabajaba yo hasta el otro día. Si habéis leído las entrevistas a diferentes cargos públicos os dareis cuenta de que no mentía cuando les decía a esos politcuchos que era conductor de ambulancia.

La empresa para la que trabajaba era Cruz Roja y conducía una ambulancia exactamente igual a la que ilustra este post. Comencé en julio de 2007 y finalice en octubre 2010. Sobre el día veinte del mes pasado, todavía trabajando, recibí en mi móvil un sms que decía que el veinticinco de ese mismo mes había una reunión con los jefazos, que llegaban de la capital. Simplemente pensé que vendrían para algo malo, como siempre que vienen. Lógicamente pensé en despidos pero estaba medianamente tranquilo sabiendo que hay gente que les sale más barato despedir que yo y que no soy un mal trabajador, sino todo lo contrario, y que mi superior me tiene en consideración. Por lo tanto estaba, repito, medianamente tranquilo.

Llegó el día de la reunión y media hora antes de la citación allí estaba yo, hablando con dos o tres compañeros y con una ligera idea de por donde iba a desarrollarse el asunto. A medida que llegaban más compañeros tuve la idea de preguntarles por el sms citándolos en la reunión. Cual fue mi sorpresa que buena parte de ellos no habían venido por que recibieran el sms, sino porque alguien le dijo que había reunión. Ahí me mosqueé, me dije para adentro que si a mí sí me mandaron el sms fue porque querían que yo estuviese presente en la dichosa reunión.

Llegó la hora de sentarnos todos y que hablar el Presidente con el Vicepresidente a su lado. Bien. Comentó que no había dinero, que la crisis y tal… Vamos, que se echaba gente, algo que era evidente. No dio nombres, simplemente dijo que no iba a echar a aquellos que tenían el blindaje sindical, tampoco a minusválidos trabajando legalmente y tampoco a cuarentones pues consideraba que tendrían más complicaciones para encontrar empleo que un joven, cuando España es líder en desempleo juvenil. No he buscado los datos pero creo que el paro juvenil es muy superior al paro veterano. Entendereis mi postura, cada vez más incómodo.

Levanté la mano para preguntar un par de dudas. La primera, si esos ocho trabajadores (tal como dijo el presi) ya sabían que no iban a continuar una vez finalizado el mes. Su respuesta fue que se le informaría al acabar la reunión (a la par que buscaba la mirada cómplice de alguien a su alrededor) o sino mañana. Acto seguido pregunté porque no avisaron con quince días de antelación, como procede legalmente. Dijo que no tuvieron más tiempo y que, como corresponde, pagarían al trabajador la ausencia de los quince días. Mi tercera y última pregunta fue el de decirle si Fulanito de Tal estaba en esa lista de ocho trabajadores – el nombre era el mío -. Viendo para los lados dijo que no procedía dar los nombres de los ocho despedidos delante de todo el mundo.

Al lanzar ésta última pregunta un compañero, más nuevo que yo en la empresa, me dijo que lo echarían a él antes que a mí porque llevaba menos tiempo. Las señas no las entendí muy bien y cuando el Presidente y el Vicepresidente se fueron pues tenían muchísima prisa (la reunión duró 15min aprox.) una vez fuera todos pude hablar tranquilamente con el compañero que me hacía las señas. Fue entonces cuando me explicó que había gente más novata que yo y que no tenía por qué preocuparme.

Volvimos a entrar todos los trabajadores de nuevo, con la única intención de que dijesen los nombres de los ocho trabajadores despedidos. Para entonces ya se habían ido el Presi y el Vice. La Secretaria empezó a decir nombre por nombre los ocho despedidos y el último en nombrar fui yo. Con un “¡¡venga ya!!” y un “¿qué dices?” mis ojos empezaron a ponerse llorosos a la par que pensaba en mi novia, su último mes de cobro por desempleo y nuestro hijo de tan sólo dos meses y medio de gestación. Lloré a más no poder, de rabia, de impotencia. En fin… no quiero extenderme más, pero lloré mucho.

Me arrinconé a una pared y mientras hablaba solo y mis lágrimas caían por mis mejillas, buscaba el teléfono de mi novia en la agenda del télefono. Me costó cuatro llamadas dar con ella y finalmente le un “me echan a la puta calle”, una noticia que ninguno de los dos quería oir y que, curiosamente, semanas antes hablamos de si no tuviera trabajo como haríamos.

La actitud de mis compañeros fue genial, no me la esperaba. Con el tiempo más de uno me demostró ser buena gente y que aquellas palabras de aliento y apoyo no eran simplemente eso, palabras.

Al día siguiente hablé con la Secretaria, firmé ‘no conforme’ los papeles del despido y me fui para mi casa. Al pensé en la indeminzación y en la liquidación, en el paro que se me quedaría y como gestionar todo para aguantar el tipo. No peleé, al poco tiempo, cuatro o cinco días fui al juzgado y firmé una nota donde mentían sobre mi labor, pues decía que había bajado el rendimiento y no sé que gilipolleces más, con el único objetivo de poder cobrar el dinero que me correspondía. Lo cobré en efectivo, más de un millón de pesetas llevaba en el bolsillo ese día, y me faltó tiempo para quitarme deudas de encima, darle un bajón a otro y arreglar el paro, que por fin lo finiquité hoy.

A las dos semanas de estar yo desempleado, en paro, la empresa me llama. El mandamás del área local se cita conmigo una tarde y tomando un café me dice que ha habido una nueva baja, ésta vez voluntaria, y querían que yo entrase en su lugar, pero que había un problema: tengo que devolver el dinero. Por sus palabras entendía que lo había cobrado por transferencia bancaria y que todavía lo tenía en mi poder pero la realidad, y así se lo dije, fue que lo había cobrado y que fue en efectivo. Le recordé que estaba despedido, que estaba en la calle y que si querían contratarme no entendía porque no lo hacían con un contrato nuevo. Sin asegurarme nada dijo que había que esperar un mes y en cambio, si devolvía el dinero, entraría próximamente a trabajar, con mi antigüedad y todos contentos, como si aquí no hubiese pasado nada. Le comenté que posibilidades había de trabajar desde cero, con contrato nuevo y simplemente dijo que lo hablaría y me llamaría.

A los dos días me llamó y lo primero que me dijo es que tenía que devolver más de un millón de pesetas, cantidad que él sabía que había cobrado, como le había dicho previamente. Mi respuesta fue clara y sincera: tal cantidad de dinero ya no estaba en mi poder. Me invitó a hablar con la Secretaria y eso fue lo que hice, un lunes. Una pérdida de tiempo y de medios estúpida, porque si hubiese hablado con la Secretaria por teléfono no hubiese pasado nada. El tiempo que estuve reunido con la Secretaria fue para responder a esta pregunta, atención: ¿cuanto dinero tienes en tu casa?. Increíble pero cierto. Le recordé que me habían despedido, que estaba en la calle con la parienta embarazada y que el dinero que estaba en mi casa era mío, para mi mujer y mi hijo. Mentí, le dije mil euros.

Después de aquello no volvieron a llamarme ni a interesarse por mí. Me cansé de esperar y once días después me reuní con el mandamás local peguntándole por mi situación, aunque era evidente que no contaban conmigo, pero creo que me conoce desde hace años, que jamás me he portado mal con ellos y que si tiene la jeta de pedirme un dinero que es mio o de preguntarme cuanto dinero tengo en mi casa, pienso que también tiene que decirme otras cosas a la cara. No saqué nada bueno, simplemente dijo que estaba cerrado, que habían sacado a la luz la vacante de conductor de ambulancias y que recibieron unos cuantos curriculums. Le recordé que estaba en la calle pero entonces me saltó con que no podían esperar dos meses, que era el tiempo mínimo que tenía que pasar para contratar un trabajador que previamente había sido despedido. Salté y le dije que eran diecisiete días, que me había informado. Que nada, que ya estaba todo hecho y que eran dos meses, o eso tenía entendido. Alargué un poco más la agonía pero nada, no había nada que hacer. Me despedí con un “para que luego digan que los niños vienen con un pan debajo del brazo” a la vez que se me ponían los ojos vidriosos. Me tocó el brazo y dijo que lo sentía mucho por mí, como en anteriores veces había dicho. Lógicamente no le creí pues creo que me llamaron por mi dinero, única y exclusivamente, y que si realmente quisieran que volviese, como me dijo la primera vez, harían algo más, como por ejemplo tramitar mi reincorporación como si hubiesen recibido el dinero.