Labordeta – Canto a la libertad

7 12 2010




Hasta siempre, Labordeta

7 12 2010

Labordeta

Viendo la televisión me enteré de la muerte de Jose Antonio Labordeta. Lo había visto poco pero lo suficiente para asimilar con pena su adiós. Mi novia me preguntó quién era y yo, ante la difícil misión de describir a Labordeta en pocas palabras le respondí: “un político atípico”. Pasados los días, analizo mis tres palabras descriptivas y creo que no he elegido mal.

Me quedó grabado ese hombre de la Chunta Aragonesa llamado Labordeta que era, cuanto menos, peculiar. De él conocía su presencia – siempre se hacía notar – en el Congreso pero no así su faceta musical. No me podía imaginar que el día de su muerte miles de personas se despedirían de él, ni que el mejor canto a la libertad que he oído (en realidad todos son bellos) saliera de su boca.

En este mundo redondo, azul, donde todo ser vivo es capaz de nacer, crecer, reproducirse y morir, que aparentemente tiene todos los ingedientes para ser lo más parecido a un paraíso, donde el agua nos cae del cielo y la tierra nos da de comer hay personas que sobran, que sin ellos este precioso mundo sería un lugar mejor. La pérdida de Labordeta tiene el efecto contrario, sin él este punto en el espacio es un poco peor. Quiero creer que se ha ido a un lugar ideal para él y también para nosotros. Un lugar donde Labordeta será capaz de conseguir todo lo que no le dejaron.